¿Porqué he escogido este portátil ?

Bueno, las cosas se van como vienen. Y, al parecer, una fría Excel me ha forzado a un nuevo cambio profesional que – la verdad – cada momento me ilusiona más.

Hasta nueva orden, me voy a dedicar a hacer valer mi Microsoft Certified Trainer (MCT) y voy a dar clases de certificación y tecnología Microsoft.

Y para ello, he tenido que jubilar mi portátil y adquirir un “pedazo de bicho” que he tenido que elegir cuidadosamente a causa de las restricciones de metálico que tengo hasta finalizar el proceso de conciliación e iniciar un mes de locura dando formación mañana y tarde.

Requisitos

20161104_134130_hdr

El primero, obviamente, es que fuera lo más económico posible. Teniendo previsto un coste que no superara los 1000 euros.

El segundo es que debía de soportar con soltura el uso de dos o tres máquinas virtuales (en principio Hyper-V) trabajado al mismo tiempo, ya que es un escenario muy normal en los cursos de formación técnica.

Así que debía de tener un buen procesador (al menos un i5 rápido, aunque preferiblemente un i7); poder ponerle 16Gb de RAM (lo ideal es que soportará 32Gb); y que tuviera espacio de almacenamiento de – como poco – 1 Terabyte.

Ya puestos a pedir, que pudiera sustituir la unidad de almacenamiento de sistema por un SSD, porque estoy acostumbrado en todas mis últimas máquinas, y me moriría esperando con un HDD, por muy rápido que sea.

Características de la bestia

20161104_134223_hdr

Y hete aquí, que mirando y remirando en Amazon y en PcComponentes, estaba ya casi convencido con un portatil ASUS GL552VW-DM141 al cual le iba a poner Samsung 850 EVO M.2 como unidad de sistema. Todo por (en noviembre de 2016) por unos 950€.

Fijate lo seguro que estaba, que hasta lo tenía en el carrito y no lo compre por consultarlo un día más con la almohada (y porque PcComponentes me lo dejaba un poco más barato).

Pero en eso me llega un anuncio de el MSI GL 62 de PcComponentes y empece a caer en la cuenta de que era mi máquina soñada:

  • Un i7 6700HQ, pedazo de procesador de 6ª generación, puesto a la venta en el tercer cuarto del año 2015.
  • Viene con 8Gb. de RAM, pero uno de los dos zócalos está vacío. Siendo trivial subirlo a 16Gb. de una ram DDR4, que me asegura velocidad. Y, además, con la capacidad de poder llegar a poner 32Gb. (para virtualización de entornos SharePoint o Skype).
  • Trae tres unidades de almacenamiento:
    • 1 unidad lectora/grabadora de DVD (que solo me vale para quitarla lo antes posible).
    • 1 HDD de 1 Terabyte (el almacenamiento principal).
    • 1 SSD M.2 de 256 Gb.
  • Batería de 6 celdas, cuando el resto de los portátiles de este precio ofrecían de cuatro, con duración de poco más de dos horas reales.
  • Dos USB 3.0 (para el HDD portátil y por si algún día quiero recuperar a Kinect)
  • Y para rematar, aunque no le he dado ninguna prioridad, incluye una excelente Nvidia GTX960M. A la que, sin duda, no le voy a hacer ascos.

Como siempre con PcComponentes (y Amazon), el paquete llegó sin problema alguno a través de Seur, y me dispuse a montar el software del equipo.

Al abrir la tapa me llevé dos sorpresas muy agradables, por inesperadas.

Primero la pantalla es mate (Full HD, eso sí). Se acabó el coñazo supremo de esas pantallas pensadas para consumir material multimedia y, en donde en cuanto la luz era un poco fuerte, me veía reflejado en ella o los brillos me deslumbraban. Esta es una pantalla de currar (bueno, realmente de jugar) y es muy descansada para la vista.

Lo segundo es que el teclado es un Steelseries. Que para ser un portátil, responde con un tacto excelente ante las pulsaciones. Y me ha permitido escribir este artículo a gran velocidad.

En funcionamiento

20161104_134145_hdr

Enchufando el equipo al cargador, que es un poco grande en comparación con el Dell que tuve el último año, arranqué la máquina para encontrarme con un sistema operativo llamado FreeDos, y el cual no deje ni que instalara los drivers.

Entrando en la Bios, tecla de suprimir, cambié el orden de las unidades de arranque, e instalé el Windows 10 profesional en menos de lo que canta un gallo; y todo el resto del software que poco a poco le voy metiendo.

Aún no le he sacado los higadillos ni con un juego ni con entornos de máquinas virtuales extensos, pero por ahora estoy notando mucho que es un verdadero “pepino”, y que tiene cosas que indican que es un equipo guerrero que va a poder sobrevivir al curro que le doy a mis portátiles.

Por ejemplo, tiene un botón al lado del power, que pone los ventiladores al 100%. Si, el ruido es espantoso, pero sorprende el volumen del flujo de aire que expulsa por la enorme rejilla inferior y las dos posteriores.

De hecho, mientras he escrito este artículo, la refrigeración ha sido muy silenciosa y el equipo está absolutamente frío. Incluyendo la batería. Osea, que los problemas de tostarme los muslos en el sitio en donde apoyo el ordenador cuando estoy en el sofá, se han ido a tomar por viento fresco.

Según fabricante, tengo una cosa que se llama Shift, que me permite seleccionar entre tres modos de configuración de la CPU/refrigeración. Pero aún no lo he tocado a ver las diferencias, que parece que son importantes.

Puntos de mejora

20161104_134158_hdr

Si, aunque no lo parezca, si que hay alguna tontería que otra que podría hacer redondo al equipo.

Windows Update me ha dado algún fallo al instalar algún driver, ninguno crítico, del equipo. Pero finalmente no tengo ningún error o alerta en el Administrador de dispositivos. Eso sí, estoy con la mosca en la oreja, y voy a buscar en la web de MSI los drivers más actuales y adecuados. Como, por ejemplo, para el enorme Pad o el tema de Shift.

Por otro lado, la tipografía del teclado es para jugones. No es que sea fea, pero es casi una Comic Sans, y me resulta demasiado informal. Pero esto es algo que se olvida rápidamente en cuanto disfruto del tacto de aporrear teclas.

Y es en el teclado donde tengo la última mejora: hubiera sido la caña que fuera retroiluminado. Muchas veces escribo en el salón con la tele puesta por la noche, y me hubiera venido bien ver con claridad las teclas.

Por el resto, y por ahora, todo es más que bueno y mi percepción es que he acertado con la máquina. Eso sí, tengo que ahorrar unos euros (no sé cuanto serán cuando compre) para adquirir otro DIMM de 8Gb y, tal vez, un SDD de 1Tb. para sustituir o complementar el HDD actual.

20161103_153749_hdr

Espero que te sirva de ayuda

 

 

Anuncios

2 comentarios en “¿Porqué he escogido este portátil ?

  1. El MSI me traía el SSD incluido en el precio, el procesador es un poquito mejor, y este me permite ampliar hasta 32Gb. Lo de la Nvidia960, también pesó algo… 🙂 Por menos de 20€ no tenía que andar abriendo el equipo para ponerle el M2.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s