Dosconf, el desarrollo de un excelente evento

dosconf

[DISCLAMER: Las imágenes adjuntas al post son grandes!! Cuidado con las transferencia de datos]

Hoy es domingo, un día después de haber disfrutado de uno de los eventos más fructíferos y provechosos en los que he participado en los últimos años.

Y me planto delante de la pantalla para hacerle una semblanza y compartir este recuerdo conmigo mismo, pero del futuro. Que, seguro, seguiré sintiendo este sentimiento agridulce al ver las fotos y revivir esta jornada.

Porqué he participado como asistente y organizador, lo cual siempre da una visión diferente y un poco más completa de lo que aconteció.

Todo empezó con una invitación

20170128_104809_hdr

Ya no me acuerdo quien de entre todos me invitó a participar, a mediados del 2016, a organizar un evento de desarrollo “diferente“. Utilizando la formula, tantas veces exitosa en la comunidad Agile, del Open Space.

Y, por supuesto, me faltó tiempo para apuntarme. Que esto de los “saraos” me encanta. Y a los hechos me remito… 😉

Así, aún cuando hacía calor, hicimos la primera reunión en donde se crearon la bases de DeveloperOS: nuestro primero Open Space de desarrollo sobre tecnologías Microsoft. Y en donde, orbitando alrededor de un core, los demás aportamos experiencia de organización de eventos, experiencia de participación, y muchas ganas de trabajar.

En este primer conclave decidimos que iba a ser un evento de pago para darle valor a la asistencia; que iba a ser un Open Space puro (sin ponentes preseleccionados); que iba a ser sobre tecnología Microfost preferentemente – pero sin excluir ninguna otra ; que no íbamos a tener patrocinadores; y, que sería a finales de noviembre.

20170128_141754_hdr

Por supuesto, según fue pasando el tiempo, nos vimos que en septiembre nos faltaba aún el principal escollo organizativo, el sitio. Y no es un escollo menor visto los precios con que nos enfrentábamos para un estructura mínima que albergara de cuatro tracks simultáneos.

Finalmente, la Universidad Rey Juan Carlos I, nos ofreció sus instalaciones en formato patrocinio. Lo cual se ha demostrado como un auténtico golpe de suerte, con unas más que excelentes instalaciones.

Ya teníamos dónde celebrarlo y sin coste. Por lo cual podíamos abordar el siguiente reto: dar de comer a todos los asistentes.

Para ello se buscó entre las diferentes empresas de catering que hemos utilizado en el pasado algunos de los organizadores, y se pidió presupuestos. Apareciendo un fantasma reincidente en todos estos tipos de eventos: el que hubiera poca asistencia y que los de la organización tuviéramos que poner dinero de nuestros bolsillos.

Así, de forma natural y obvia, decidimos buscar y aceptar patrocinio – que ya había ofertas desde el primer momento – para asegurar el poder pagar la minuta de la “manduca” y, ya puestos, ofrecer regalitos (bolsa con pegatinas, agenda, boli, taza, etc.) y sortear premios entre los asistentes.

Y en esto que estábamos en Octubre, y decidimos posponerlo para finales de enero del 2017.

En la pista de despegue

20170128_100959_hdr

Y empezamos a correr. Apretamos las tuercas al organizador encargado de la imagen (que ha hecho, de lejos, el mejor trabajo posible) ya que dependíamos de él para dar de alta y publicar la Web y poner en acción las herramientas sociales en Internet a darle difusión al evento.

Y el core se puso en marcha para hablar con los patrocinadores, gestionar las cuentas (dinero) y planificar las múltiples acciones a realizar que componen la complejidad de coordinar y construir un evento como este.

En cuanto estuvo publicada la Web, que le estuvimos dando vueltas un buen rato y escogiendo entre múltiples opciones, empezamos a agitar las redes sociales con lo que se avecinaba.

A la espera del momento crítico y definitivo de la puesta a la venta de las entradas. Considerando que el objetivo máximo esperado era de 50 participantes.

La sorpresa de algunos de los organizadores –he de reconocer que desde el minuto uno aposté que superaríamos los 100 participantes – fue que, en menos de dos semanas ya habíamos colgado el cartel de “completo”, y la segunda serie de entradas tuvimos que limitarla hasta un total de 80 a causa del tamaño de las instalaciones.

Es decir, un éxito total y absoluto (palabra que voy a repetir varias veces durante esta reflexión).

Al tajo. Celebración de la Dosconf

20170128_115649_hdr

Ya es el día 27 de enero del 2017. Estoy metido en un atasco de narices para llegar a las instalaciones de la Universidad en donde vamos a realizar la dosconf mañana, llevando en una bolsa las acreditaciones recién impresas.

Cuando llego, casi una hora tarde, ya estaban echas las bolsas de bienvenida (+80) y estábamos revisando la planificación del día siguiente. Empezar a las 8:00 a preparar el salón donde se va a presentar el evento, a que los participantes propongan las charlas o actividades, dónde se van a votar, y cómo vamos a organizar las comidas.

Y revisando las acreditaciones, nos damos cuenta que son pequeñas. Y tengo que salir corriendo a donde mi amigo Carlos a que me las imprima y corté.

El día 28, a las 6:30 ya estoy de pié con ganas de trabajar para que el evento sea lo mejor posible. Y, cuando llego, me llevo la alegría de comprobar de que todos los organizadores estamos en la misma. Aquí hay ganas de currar, y de currar bien.

20170128_095119_hdr

Así es muy fácil. 8 tíos a los que no hay que empujarles a hacer las cosas, ni decirles lo que hay que hacer. Dispuestos igualmente a solventar problemas técnicos (algún mac dijo que no proyectaba), como a recoger los platos sucios de las mesas. Siempre pendientes de los demás por si podían echar una mano. Vamos, un gusto.

Y así fue pasando el día, entre charlas cada cual mejor, mucho networking, muchas conversaciones, y muy buen rollo.

Comimos como bestias, bebimos decenas de litros de agua y coca-cola, hablamos por los codos y, como guinda final, una docena de participantes nos ayudaron a limpiar, acomodar la cafetería y mover las sobras a la basura o al transporte, en un sueño de trabajo colectivo.

A partir arrancaron las copas para los valientes que se quedaron, mientras yo me volvía a casa en lomos de mi “burra” en busca de un reparador sueño de 12 horas.

Conclusiones como participante

20170128_122552

La Dosconf ha sido prácticamente perfecta. El sitio es muy bueno para este tipo de eventos y hubiera habido salas para hacerlo de más tracks/personas. Si acaso que la cafetería, que es en donde se celebran las reuniones principales de arranque y finalización del Open Space, no hubiera acogido a más de 80 personas de una forma cómoda.

La participación ha sido general (por otra parte, como en todos los Open Space a los que he asistido), cubriéndose los track para todo el día, de forma sobrada. Y sin necesidad de que los de la organización tuviéramos que presentar las que teníamos preparadas por si no hubiera suficiente valientes que propusieran alguna.

Lo cual, por otra parte, ha sido una pena porque me hubiera gustado cerrar el circulo dando mi charla sobre patrones de aplicación Cloud, que la tengo hiper controlada y podía generar interesantes conversaciones.

Las charlas, ponencias y mesas redondas han sido de un nivel alto/muy alto, no habiendo ninguna para niveles 100. El “Síndrome del impostor” me ha subido varios enteros porque a todas las que he asistido me han echo consciente de cuanto me queda por aprender y a cuantas cosas no voy a llegar nunca.

20170128_193147

Las conversaciones de pasillo han sido también excelentes. Casi todas girando alrededor de la tecnología o del trabajo. Pero en donde el calor humano y el buen rollo ha sido un balsamo muy agradable (y necesario) después de las aún recientes decepciones personales.

El listado de cosas por revisar, estudiar o informarme, ha vuelto a crecer. Aunque creo que ha llegado el momento real de priorizar y aceptar que no lo puedo saber todo de todo y todo en profundidad, y centrarme en lo que necesito o debo de conocer.

En resumen, me quedo con las ganas de ir al siguiente evento de comunidad, con las ganas de que me vuelvan a invitar como organizador y participante de la siguiente Dosconf, ha ofrecer mi mesa redonda o mi charla, y a repetir experiencias como la que he vivido este fin de semana.

20170128_084503_hdr

Muchas gracias a todos.

Anuncios

Un comentario en “Dosconf, el desarrollo de un excelente evento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s